bolsa

Es hora de emprender

Montar una empresa nunca ha sido fácil. Tener una idea y llevarla a cabo es un camino un poco largo y duro pero muy enriquecedor. La alegría y satisfacción de ver como, poco a poco, tus ideas van cogiendo forma se cubren de dudas e inseguridades cuando empiezan a salir las primeras dificultades. El miedo principal del pequeño emprendedor es pensar que tu producto o servicio no guste tanto como pensabas, que no se den a conocer o no se comercialicen de manera adecuada…Lo que deriva en el miedo al riesgo económico. Montar una empresa en plena crisis se podría considerar como deporte de riesgo. Al reducirse los presupuestos familiares la mayoría de las personas han optado por disminuir sus gastos abogando por las marcas blancas y el consumo de productos tradicionales (productos que llevan consumiendo desde hace años). Son muy pocos los que arriesgan a probar nuevos artículos o adquieren productos que no estén destinados al consumo diario.

Pero, aunque parezca imposible, emprender en tiempo de crisis aporta muchas ventajas. El nuevo emprendedor dispone de una herramienta económica, rápida y que le permite estar en contacto con clientes de cada rincón del planeta: Internet. Los nuevos consumidores pasan menos horas en los comercios y más buscando ofertas por la red. Hoy en día recurrimos a Internet para obtener cualquier información: buscar en qué lugar se encuentra algún negocio, cómo llegar, comparar precios, coger ideas etc. Te permite llegar a otros puntos que no llegaría con un establecimiento físico y, sobre todo, testar si tu idea gusta sin realizar una gran inversión etc.

Otra de las ventajas es que los nuevos emprendedores ajustan de forma racional los precios, los presupuestos, hacen planes más realistas… No buscan enriquecerse sino una forma de ganarse la vida. La crisis abre puertas que eran impensables hace unos años: locales más económicos, personas más formadas, materia prima a mejores precios etc.

Desde El invernadero queremos animar a todos aquellos que rebosáis de grandes ideas pero tenéis miedo a lanzaros. Usad vuestra imaginación para romper cualquier barrera, para encontrar nuevos caminos que no supongan un impedimento económico, aprovecharos de las ventajas de esta mala época, tened mucha paciencia pues la recompensa tardará un poco más en llegar, mimad a vuestros clientes para conseguir que se sientan únicos. Pero ante todo ser muy optimistas.

“Algunas personas sueñan con hacer grandes cosas, mientras otras, están despiertas y las hacen”

Os dejamos una recopilación de nuestras andaduras en el Centro Comercial Aragonia, Zaragoza,  nuestro primer paso en este nuevo proyecto. Nueve semanas que nos han hecho crecer a pasos agigantados. Hemos aprendido muchísimo, nos hemos equivocado, hemos contactado con el público y hemos disfrutado. Muchas gracias a todos los que nos habéis ayudado, visitado, apoyado, felicitado… A todos gracias.